sábado, 1 de noviembre de 2014

Exilio del atlante

Atlantes de Alexander Terebenev en el museo del Hermitage.
Alexander Terebenev (1815-1859) RUSIA

Exilio del Atlante*



 Él quería dejar de ser un atlante
y llegar a Venus, pastar junto a los lobos,
regresar con la armadura bruñida
y la rosa de Jericó entre los dedos.
Entonces tropezó, una vez más, con la misma piedra:
se perdió tras el silbido de una musa delirante,
y salió, desnudo, a batirse
en sacrílego duelo con la luna.

Por aquella época las muchachas escaparon en bandadas
y todos los cálices del amor
quedaron vacíos prematuramente.

Y él, el joven que quería saltar y vencer,
hubo de refugiarse en la cabaña de juncos donde alguna vez
el cisne de Leda había batido sus alas.

Con la vista perdida en un único horizonte circular
envejeció llevando azúcar en los labios.



1989
O. Moré

* Nada que ver con la famosa novela de Robert E. Howard, Exilio de Atlantis