martes, 28 de enero de 2014

Brevísima reseña de Albert Espinosa y su "Brújulas que buscan sonrisas perdidas"


Brújulas que buscan sonrisas perdidas es la más reciente novela de Albert Espinosa, autor que no deja de sorprenderme una y otra vez, ya no sólo porque su propia vida es carne literaria y sabemos por todas las vicisitudes que ha pasado, sino, por la sensibilidad a la hora de escribir, por su fecunda imaginación y su elegante prosa, con la que ha creado un estilo donde esos títulos largos y poéticos, que nos recuerdan a las novelas antiguas de siglos atrás, se han convertido en una especie de marca de identidad. Títulos tales como: Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven o Todo lo que hubiéramos sido tú y yo si no fuéramos tú y yo.  A ello se suma el característico diseño gráfico de estas entregas: dibujos a tempera donde unos rótulos de caligrafía dilatada e informal se despliegan por la página, haciendo inconfundibles las carátulas de sus libros.
 Albert tiene una rara cualidad para adentrarse en ese resbaladizo terreno que podría calificarse de melodramático, pero sin caer en la cursilería barata ni el la banalidad. Y es el caso de esta última novela, donde los sentimientos se arremolinan y batallan. Amores, odios, muertes, incomprensiones, pasiones de una y otra índole se dan la mano, y nunca la escritura rebasa esa frontera que, en manos de cualquier otro, podría convertirse en un folletín.
 No quiero desvelar nada de la trama, le toca al lector transitar ese camino de la mano del protagonista. No se arrepentirán. Es una hermosa y conmovedora novela.
 A la espera estamos de la próxima, y esperamos que tenga mucho éxito la versión norteamericana de Pulseras Rojas, su no menos aplaudida serie de televisión.